jueves, 8 de diciembre de 2016

Rita Barberá y las muertes inesperadas relacionadas con la corrupción del PP (I)


El fallecimiento el pasado 23 de noviembre de Rita Barberá eleva a nueve el número de muertos que de algún modo estuvieron vinculados a la Trama Gürtel desde el inicio de la instrucción del caso, en el 2009. Barberá tuvo relación con algunas de las empresas del sumario. Pero, de algún modo, se suma a la lista de desaparecidos, elevando el número de muertos que de algún modo estuvieron vinculados a la Trama Gürtel. Y, si bien no ha estado imputada en estos casos, el nombre de la exalcaldesa de Valencia tendría relación con los mismos, según apunta David López Frías en “El Español”, en el artículo “Rita Barberá y las otras ocho muertes inesperadas relacionadas con la corrupción del PP”. En este artículo así como en otros se habla de las empresas que aparecen en el sumario así como de algunos desaparecidos como Juan Pérez Mora, Isidro Cuberos, Antonio Pedreira, Francisco Yáñez, María del Mar Rodríguez Alonso, Francisco Sánchez Arranz, Leopoldo Gómez y José Martínez Núñez. Algunas de las muertes tienen, según sus pesquisas, un tipo de relación con la trama de corrupción. Y sucedieron en extrañas circunstancias.

La primera muerte fue la de la de Juan Pérez Mora, un falso juez que engañó al cerebro de la Gürtel, Francisco Correa. Se hizo pasar por Magistrado, aunque ni siquiera había cursado los estudios de Derecho. Le hizo creer a Correa que, como exjuez de la Audiencia Nacional, tenía controlados todos los movimientos de la Fiscalía y recibía información privilegiada del mismo Baltasar Garzón. Incluso llegó a negar que los teléfonos de los integrantes de la trama Gürtel estuviesen pinchados, poco antes de que la UDEF practicase las primeras detenciones. Pérez Mora era en realidad comercial de productos dietéticos y se suicidó en verano de 2009, poco después de que estallase el caso.

El segundo fallecimiento relacionado con la trama Gürtel fue Francisco Yáñez, antiguo trabajador del PP y padre del principal testaferro de Luis Bárcenas en Suiza. El juez Ruz lo había citado para declarar el 29 de enero por haber usado una cuenta en Suiza para, presuntamente ocultar dinero de la mujer de Bárcenas. Ni siquiera se le pudo llegar a entregar la citación. Yáñez murió el 21 de enero sin que trascendiesen las causas de su deceso.

Entre el segundo y el tercer fallecimiento transcurrió exactamente un año y un día. La siguiente fue María del Mar Rodríguez, que se suicidó el 20 de enero de 2015, a la edad de 58 años. Fue encontrada inconsciente en un hotel de Bilbao y falleció horas más tarde. Rodríguez era la esposa Tomás Burgos Beteta, senador del PP y coordinador de comisiones. Estaba imputada por malversación de caudales públicos, prevaricación y falsedad documental, delitos por los que la Fiscalía le pedía 2 años y 9 meses de prisión. María del Mar Rodríguez era administradora de la empresa MR&asociados, dedicada a la organización de eventos. El juez Ruz la imputó por, presuntamente, haber utilizado esta sociedad como empresa pantalla. Antonio Correa fue preguntado por el juez acerca de un congreso de jardinería que habría organizado la fallecida en Pozuelo de Alarcón. Correa, sin embargo, la exculpó en su declaración. María del Mar Rodríguez se quitó la vida poco antes de denunciar que ella estaba siendo “víctima de un estado policíaco”.

El 10 de agosto de 2015 moría por causas naturales en su residencia canaria José Martínez Núñez, empresario gallego de la construcción. Presidente del Grupo Martínez Núñez, su empresa insignia Tecnosa fue investigada en el sumario de la Gürtel por la adjudicación de una carretera, aunque el TSJ sobreseyó la causa. Igualmente, fue investigado Sus hijos José y Maribel fueron detenidos en el marco de la operación Gürtel por presunto blanqueo de capitales. Martínez Núñez también fue investigado por haber  presuntamente organizado una conspiración para asesinar a José Cuíña, un político con el que estaba enemistado a causa de una adjudicación de obra. El presunto sicario era un venezolano llamado Rafael Wolfgang y apareció ahorcado en León en julio del año 2000, justo después de haber escrito una carta reconociendo haber recibido el supuesto encargo de matar a Cuiña. El magistrado lo absolvió al considerar que la acusación era incongruente, según informó el diario Infobierzo.

Mañana (Y II)


miércoles, 7 de diciembre de 2016

Un Día de la Constitución con muchas ausencias y graves fallos.

Los representantes del PSOE saludan a los presidentes del Congreso y Senado, 

Pese a que lució el sol, el Congreso celebró ayer el 38 aniversario de la Constitución con numerosas ausencias. Ni los líderes de Unidos Podemos, ni los nacionalistas ni una mayoría de presidentes autonómicos acudieron al acto institucional. Al acto militar, celebrado en la Plaza de Colón de Madrid justo antes de la ceremonia en la Cámara baja, sí acudieron como en los últimos años los portavoces parlamentarios, pero sólo del PP y PSOE. Del resto de formaciones, sólo hizo acto de presencia Carlos Salvador, de Unión del Pueblo Navarro (UPN).

Ni los nacionalistas ni Izquierda Unida aceptaron la invitación. Ni Pablo Iglesias, ni Íñigo Errejón, ni Alberto Garzón (IU), ni Xavi Doménech (En Comú) asistieron a los actos con motivo del Día de la Constitución en el Congreso. La única representación de Podemos que estuvo presente fue la compuesta por el secretario de Organización, Pablo Echenique, la secretaria de Análisis Político y Social y la secretaria general del grupo parlamentario de Unidos Podemos, Carolina Bescansa. Pero ni ésta, ni Pablo Echenique, ni el diputado Txema Guijarro, ni el exJEMAD Julio Rodríguez pudieron acceder al hemiciclo al estar el aforo completo. Decenas de invitados hicicieron imposible el acceso. Y los cuatro tuvieron que seguir la intervención por una pantalla de televisión desde una sala anexa. Sólo Marcelo Expósito, diputado de En Comú y secretario tercero de la Mesa del Congreso, pudo entrar. Una vez concluido el acto institucional, mientras sirvieron los canapés y se formaban los primeros corrillos con los periodistas, los cuatro abandonaron el Congreso de los Diputado.

El pasado año, Iglesias y Errejón sí participaron en este acto, que se celebró pocos días antes de que diera comienzo la campaña electoral de las elecciones del 20 de diciembre. De hecho, acudieron junto a otros miembros de la Ejecutiva como Irene Montero, y junto al ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa y candidato en esas elecciones, Julio Rodríguez. Pero los diputados de Podemos ni se levantaron ni aplaudieron tras el discurso del Rey. Por aquellas fechas, Podemos todavía no había conseguido representación parlamentaria, aunque su líder, Pablo Iglesias, participó por invitación (también lo hizo el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera) en la recepción en el Congreso. Pero este año, no se vio a Iglesias ni a Errejón en el salón de Pasos Perdidos.

Fuentes de la dirección morada explicaron que se decidió delegar en los dos representantes de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea: Gloria Elizo, y Marcelo Expósito. Pero sólo acudió éste ya que Gloria Elizo, vicepresidenta cuarta y abogada de Podemos, excusó su asistencia en el Congreso por “problemas de agenda”.  En el acto de la Plaza de Colón, presidido en los Jardines del Descubrimiento, acudieron la presidenta del Congreso, Ana Pastor, el presidente del Senado, Pío García-Escudero, el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante general Fernando García Sánchez, y la cúpula militar formada por los jefes del Estado Mayor de la Defensa del Ejército de Tierra, de Aire y de la Armada, además de una amplia representación de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil. La bandera, de 300 metros cuadrados y de 35 kilos de peso, fue izada por primera vez en 2001, cuando se sustituyó el anterior mástil de 21 metros por el actual de 50 y el homenaje a la enseña nacional fue instaurada el año siguiente por el entonces ministro de Defensa, Federico Trillo (PP). Luego, los gobiernos socialistas de José Luis Rodríguez Zapatero respetaron y mantuvieron este ceremonial que se ha quedado como un recuerdo cada vez más olvidadizo por las fuerzas de la izquierda.

martes, 6 de diciembre de 2016

Un juez embargó las cuentas de Eduardo Inda.

Eduardo Inda, en la Sexta.

Este fin de semana, las redes sociales ardieron con el embargo del sueldo a Eduardo Inda en La Sexta por el impago de la pensión a sus hijos. Un juzgado de primera estancia de Alcobendas embargó la cuenta de este periodista colaborador de la Sexta, por incumplimiento de sus obligaciones económicas con sus hijos. La resolución lleva fecha de octubre del 2016 y responde a una demanda presentada por su exposa en relación a los pagos del 2015. El juzgado dictamina que el director de OK Diario solo podrá disponer cada mes del mínimo legal establecido hasta que satisfaga los 13.344,44 euros que el juzgado ha sentenciado que debe a su exesposa y a sus hijos, así como el pago de otros 4.000 euros adicionales en concepto de los intereses devengados y de las costas procesales. La Sexta no podrá pagar al director de OK Diario, sino que deberá bloquear su salario e ingresar estas retenciones en una cuenta consignada. Y todo hasta que no salde la totalidad de esta deuda, según establece la Ley.

Por su parte, Ana Pardo, directora de Público.es, explica en su diario digital los motivos por los que Público decidió hacerse eco del embargo del sueldo del director de Ok Diario, Eduardo Inda, en La Sexta. “El viernes, 2, por la mañana, Público recibió la noticia de que había una orden judicial por incumplir sus responsabilidades familiares y que iba a ser difundida. El mismo viernes, la noticia se publicó en Twitter con la orden judicial impresa y un usuario de la red social apeló a Público y a El Diario para que fuera difundida. Entonces, empezó un complejo debate editorial interno… Las razones que inclinaron la balanza hacia su difusión y que otros medios como La Vanguardia, 20 Minutos o El Periódico, debieron de considerar igualmente, fueron, entre otras:

-El director de OK Diario es un personaje de interés público, muy mediático y de cuyo trabajo, además, dependen la trayectoria profesional y personal de muchos responsables políticos, sociales y de cualquier ámbito de la sociedad que el propio E.I. considere noticioso. Por su trabajo, pues, y el alcance de sus decisiones, el exdirector de Marca posee un plus de responsabilidad pública inherente a la actividad periodística.

–La orden judicial entra de lleno en el ámbito del trato a las mujeres, del poder patriarcal y todas sus consecuencias sobre la evolución social hacia la igualdad plena, un área en la que Público se ha comprometido de lleno y no puede desentenderse.

–El director de OK Diario, durante una larga explicación de este asunto el sábado en La Sexta Noche, contó su versión de los hechos, que Público, naturalmente, ha recogido en su web, aunque sin prueba documental alguna que los sustentase, como habría sido nuestro deseo.

-No tengo ningún problema en hablar de mi familia, de la que estoy muy orgullosa; como ella de mí. El problema lo tengo cuando, en un debate, se contraponen dos estrategias muy desiguales: mentir impunemente y decir la verdad, que es exactamente lo que se nos debe exigir a los periodistas. “Me equivoco pero no miento”, como recuerda en su perfil de Twitter mi admirado Jesús Maraña, director de Infolibre. En eso estamos. Eduardo Inda, manutención, embargo, y la sexta Los tiempos están cambiando